top of page

La esencia de Attar


Esos aceititos que huelen deli y que están tan de moda, ¿para qué sirven? ¿y…, sí sirven? Me he topado con esas preguntas más de una vez.

Hablando de los beneficios de la aromaterapia, la historia de los aceites esenciales tiene una base medicinal, terapéutica y sublime sobre los resultados que ofrece a la salud. Para entender un poco más sobre porqué tienen un efecto positivo en nuestra salud y para qué son, empecemos por entender mejor los términos:

¿Qué es un Aceite esencial?

Los aceites esenciales son líquidos volátiles de extractos de plantas, de textura un tanto sedosa al tacto, los cuales son extraídos mediante técnicas muy precisas y cuidadosas para garantizar y conservar su pureza y calidad.

Es un potente compuesto químico lleno de palabras como fenoles, alcoholes, esteres, moléculas de carbono y así. Son completamente diferentes a los aceites o grasas vegetales como la del aceite de Oliva, Sésamo Coco o Pepita de uva.

¿Qué es la Aromaterapia?

La aromaterapia (del griego aroma, 'aroma' y therapeia, 'atención', 'curación') se define como el empleo, uso y aplicación de los Aceites Esenciales con la finalidad de apoyar, complementar y mejorar el estado de salud de una persona. Se enmarca dentro de las terapias complementarias y en su origen está la herbolaria y la fitoterapia. Todas estas prácticas tienen como objetivo fundamental emplear plantas con fines terapéuticos.

¿En qué se basa la aromaterapia?

La terapia como tal, basa su éxito en el empleo exclusivo de Aceites Esenciales. Con ésto en mente, vemos que el aceite esencial es el eje central de la terapia y que sólo productos naturales son empleados para curar y aliviar padecimientos o dolencias.

Son varias las formas en que los aceites esenciales interaccionan con nuestro cuerpo, las principales son la piel, el olfato y la ingesta. Las más seguras son en piel, principalmente a través del masaje o la elaboración de productos que se aplican en el cuerpo y cabello. Y por el olfato, creando atmósferas fragantes donde el aroma impacta al sistema nervioso, desencadenando estados de bienestar más propicios para el equilibrio emocional.

¿En qué nos puede ayudar la aromaterapia?

El empleo de los Aceites esenciales esta indicado para apoyar de manera integral la salud de una persona; menciono algunas sintomatologías como las más destacables:

  • Desequilibrios del Sistema Nervioso: insomnio, ansiedad, taquicardias, tos nerviosa, confusión mental, depresión, angustia, sentirse frágil, en desbalance emocional.

  • Desequilibrios en el Sistema Inmune: especialmente infecciones de repetición virales y bacteriológicas. Gripas, anginas, enfermedades respiratorias.

  • Afecciones del Sistema Tegumentario: procesos de cicatrización, acné, psoriasis, eczema, dermatitis, piquetes, infecciones dermatológicas.

Todavía se puede decir entonces que, recientemente, los avances técnicos y terapéuticos han puesto a la aromaterapia y los aceites esenciales bajo el análisis, concluyendo que las moléculas presentes en ellos, así como los métodos empleados para aplicarse en el cuerpo son totalmente efectivos, y cuando se hacen con conocimiento, seguros y confiables.

Origen e historia de la Aromaterapia

Y bueno, para entender mejor la historia de la ahora conocida práctica de la aromaterapia, enfoquémonos en el hilván del aroma en la historia de la humanidad y de su cultura. Es innegable que el ambiente natural donde habitan los vegetales, está ahí antes que el hombre. De tal forma que cuando éste hace su aparición, el aire está lleno de aromas que este mundo ha fabricado. Las caminatas por bosques, selvas, al encender el fuego, el recostarse sobre la hierba, la brisa del mar, son experiencias aromáticas que aún hoy son capaces de impactar la psique del ser humano. No es extraño entonces, que los aromas se asocien de manera natural a las divinidades etéreas pero presentes y capaces de modificar nuestro entorno y a nosotros mismos.

Así, culturas como la Egipcia, desplegaron toda una cultura aromática: embalsamar momias, preparados con fines medicinales, protección contra efectos adversos por el clima, desarrollo de rituales y ceremonias con incienso; también utilizaban aceites aromáticos como medicina al igual que para el masaje y sus baños.

Otras culturas como la Hindú han empleado en su sistema medicinal ayurvédico una gran variedad de aceites esenciales. En China, Grecia y Roma también empleaban aceites aromáticos para sanar heridas, lubricar la piel, repeler insectos, purificar el aire, embalsamar cadáveres, en masajes y en baños aromáticos.

En el siglo X dC se descubrió en Arabia un proceso de destilación que dio fama a lo que se llegó a conocer como los "perfumes de Arabia". Durante la época de las cruzadas este proceso fue llevado a Europa por los cruzados. Desde aquel entonces los aceites esenciales han formado parte de la herbología occidental.

En nuestra América, las culturas precolombinas lo hicieron y siguen haciendo a través de las "limpias" y el Temazcal; La Historia consigna desde siempre, el empleo de las sustancias aromáticas como medicinales.

A finales del siglo XVIII al comenzar el desarrollo de medicamentos sintéticos, el uso de aceites esenciales y plantas como remedios y curas fue eclipsado, sin embargo, un accidente en un laboratorio químico a comienzos de la década de 1920 revivió el uso de estas sustancias y estableció un precedente que generó una nueva ola de investigaciones y aplicaciones que forman hoy parte de la aromaterapia moderna. En esa época el químico francés René Maurice Gatefossé trabajaba en su laboratorio en el desarrollo de un nuevo perfume cuando de pronto, se produjo una expl